El próximo 20 de Mayo, se celebra la 15ª Edición de los premios ASPRIMA – SIMA, la entrega de premios con más prestigio del sector Inmobiliario. El objeto de la gala es el reconocimiento público de las mejores iniciativas del sector inmobiliario, que se desarrolla en el ámbito del Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA) , con representación de las empresas con más relevancia del sector.

Nuestra firma de arquitectos colaboradores, Ingennus, ha presentado la candidatura para optar al galardón de MEJOR ACTUACIÓN INMOBILIARIA EN VIVIENDA, seleccionando el complejo Residencial Los Enebros, proyecto diseñado por ellos y promovido por LUJAMA en Utebo.

 

Nuestro proyecto: Residencial Los Enebros

Los Enebros está situado en Utebo, un municipio a tan solo diez minutos de Zaragoza. Se trata de una de las zonas más tranquilas de la ciudad que dispone de una infinita variedad de servicios: colegios, centros comerciales y sanitarios, y equipamientos deportivos y culturales, entre otros.

Las viviendas tienen un vanguardista diseño arquitectónico y unas calidades excepcionales, y disponen de amplios jardines individuales, bodega o grandes terrazas dentro de una urbanización privada con zonas verdes y piscina. El proyecto fue modelado en BIM, favoreciendo así una reducción de los tiempos y costes gracias a una preconstrucción virtual desde las primeras etapas del proyecto.

Los Enebros fue concebido otorgando a sus propietarios un papel protagonista, ya que estos tenían la posibilidad de interactuar con el diseño de su hogar y elegir entre varias tipologías de vivienda. Como resultado final, todas las viviendas son únicas y han sido personalizadas por sus habitantes, consiguiendo así la casa de sus sueños.

Los Enebros es un conjunto residencial de 20 viviendas colectivas, 26 plazas de aparcamiento y 20 trasteros ubicado en Utebo (Zaragoza), que destaca por su pureza, sus líneas rectas y sus colores claros.

El ladrillo caravista blanco y la junta de mortero de cal de la fachada se sitúan en el mismo plano, aportando una visión homogénea del conjunto. De esta manera surge un único volumen que se integra a la perfección en el entorno y se adapta al resto de unifamiliares de este municipio situado a las afueras de Zaragoza.

El conjunto ofrece tres tipologías de vivienda según su situación en planta baja, primera o segunda planta. La planta baja se convierte en uno de los elementos más significativos, ya que alberga la piscina y los jardines privados de las plantas bajas, que se sitúan hacia el interior de la parcela. Por su parte, las viviendas situadas en la segunda planta disponen de grandes terrazas que se incorporan a la vida de sus propietarios como espacios de solárium de uso privado.

Todas las viviendas disponen de un salón-comedor, cocina, tres dormitorios y dos baños, adaptándose así a las necesidades de todas las familias con espacios de entre 100 y 130 m2. Las viviendas destacan por su diseño de alta eficiencia energética, con el objetivo de reducir el consumo de energía primaria y las emisiones de CO2.

El conjunto ha obtenido la calificación energética tipo “B”, una de las más exigentes del mercado, para lo cual los sistemas pasivos y la utilización de energías renovables han sido indispensables, garantizando tanto un menor consumo de energía como un mayor confort.