Comprar vivienda sobre plano tiene muchas ventajas con respecto a la compra de una vivienda ya construida. En 2017, los visados de obra nueva, sufrieron un incremento importante, alrededor del 28%. Este incremento, pone de manifiesto la tendencia alcista de este sector y vuelve a recuperar el protagonismo que perdió en época de crisis, cuando predominaba la compra de vivienda de segunda mano.

Ventajas de comprar vivienda sobre plano

Una de las principales ventajas que ofrece comprar vivienda sobre plano, es que el precio es más económico que la vivienda ya construida, pudiendo llegar a ser incluso un 15% más barato.
Otra de las ventajas, es que es un precio cerrado, ya que desde el momento en el que se formaliza la operación mediante la firma del contrato de arras, el precio es inamovible, cosa no desdeñable en este mercado que tiene una tendencia alcista.

Otra ventaja muy importante es la forma de pago, ya que vamos pagando la vivienda, a medida que ésta se construye, es decir, la vamos pagando en diferentes plazos. Generalmente, se abona un importe de reserva que oscila entre los 3.000 € y los 5.000 €, un 10% del precio total de venta a la firma del contrato, y varias entregas a lo largo de los 18 o 24 meses que dura la construcción de la vivienda, dejando finalmente, entorno el 80% del precio de la vivienda, que es lo que financia la entidad bancaria, mediante la subrogación al préstamo hipotecario.

Sin embargo, al comprar vivienda sobre plano hay que tomar una serie de precauciones, y es asegurarse de que todos las cantidades que vamos entregando a cuenta, están aseguradas, para lo cual, debe existir una cuenta especial de la promoción, en donde se realizan todos los ingresos y exigir un aval al promotor.

Imprimir