Debido a estos días de confinamiento que nos tocan vivir, las opciones a la hora de practicar deporte y realizar ejercicios se han visto muy reducidas. A pesar de ello, los expertos aconsejan no dejar de lado la actividad física por dos razones: los grandes beneficios para la salud que esta actividad nos reporta y que pueden servir como salvoconducto para mantener la cabeza ocupada y liberar estrés.

Es por ello que en el último mes se han disparado las búsquedas en Internet de material deportivo. Pero en muchas ocasiones, no se tiene muy claro por donde empezar a la hora de montar un gimnasio en casa. Básicamente, vamos a tener que dar respuesta a dos cuestiones: la ubicación y como acondicionar el espacio con el material necesario.

Encuentra el lugar idóneo para montar el gimnasio en casa

No es necesario disponer de un gran espacio para poder hacer ejercicio en casa, aunque lo ideal es encontrar un sitio apropiado para destinarlo a la actividad física.

Para optimizar al máximo el espacio, es recomendable que sea un lugar en el que no duerma nadie, no tenga muchos muebles y sea lo suficientemente amplio como para tener libertad de movimientos.

Muchas veces menos es más y, en este caso, para evitar tentaciones, es mejor limitar las distracciones que pudieran interferir con el entrenamiento y mantener ordenado el espacio.

A modo de sugerencia y siempre que no interfiera con el rango de movimientos a la hora de hacer ejercicio, agregar plantas puede ayudar a aumentar los niveles de oxígeno de la habitación. 

Por último, si queremos garantizar cierta calidad en los entrenamientos, es importante que el lugar escogido cuente con una buena ventilación para poder respirar adecuadamente durante la actividad física. También debe estar bien iluminado, preferiblemente  con luz natural.

En definitiva y teniendo en cuenta todo lo anterior, una buena ubicación podría ser una parte del garaje si hablamos de una casa o la habitación de invitados si la vivienda en cuestión es un piso, y en el caso de que dispongamos de una terraza, parcialmente cerrada, ésta sería sin duda la mejor opción para montar un gimnasio en casa.

Material necesario para montar un gimnasio en casa 

Este punto depende, en gran medida, del espacio que tengamos disponible:

👉 Si se dispone de una gran superficie, las posibilidades son múltiples: Máquinas multifunción, fitballs, barra de dominadas, mancuernas, bancos de pesas, cintas de correr o bicis elípticas son algunas de las opciones más frecuentes. En estos casos en los que el espacio no es un problema, el aprovisionamiento de material deportivo únicamente va a depender de lo que se esté dispuesto a invertir.

👉 Si por el contrario, el espacio es un hándicap, vamos a tener que medir mucho más nuestras decisiones a la hora de elegir el material deportivo.  En estos casos, hay que intentar encontrar materiales que, ocupando menos espacio, simulen ejercicios parecidos a los que podríamos hacer con máquinas. Por ejemplo, si queremos hacer cardio, podríamos sustituir la cinta de correr por una comba o una tabla de step. O si queremos trabajar los brazos, cambiar la máquina de remo por unas bandas elásticas.

Otra buena opción es hacer ejercicios con peso corporal en los que, como se trabaja con el propio cuerpo, no es necesario disponer de ningún material. Por ejemplo las sentadillas, flexiones o abdominales.

Además, sea cual sea el espacio del que dispongas, proteger el suelo es fundamental y en especial si es de madera. Existen varias opciones, como las alfombras plegables que simulan un suelo de goma o las tradicionales esterillas de gimnasio. Ambas evitarán el contacto con el parqué mientras se realiza el ejercicio, resguardándolo del sudor y de posibles golpes.

Para finalizar, un espejo de cuerpo entero dará una mayor amplitud a la sala, haciéndola visualmente más grande y, a su vez, ayudándonos a controlar que los ejercicios se están realizando correctamente.

Imprimir