Consejos prácticos para la elección de vivienda

 

En LUJAMA Grupo inmobiliario trabajamos para aconsejarte y resolver todas tus dudas durante el proceso de compra de tu nuevo hogar. Por ello, te hemos preparado esta breve guía que esperamos te sirva de ayuda.

1. Ventajas actuales para comprar

 

Si consideras que ha llegado el momento de comprar tu primer hogar, o la familia ha crecido y quieres cambiar de vivienda, estamos en un momento propicio para ello por los siguientes motivos:

Los precios de la vivienda están todavía a niveles del año 2004

y en términos medios, se sitúan un 34% por debajo de los precios máximos alcanzados en el año 2007.

Hay más facilidad de acceso al crédito

siendo este el momento en que más hipotecas se están concediendo de los últimos 8 años.
"

El Euribor está en mínimos históricos

y no hay previsión de una subida significativa del mismo en los próximos años.
No obstante, a todos nos asaltan dudas sobre si es mejor alquilar o comprar, os si es preferible comprar vivienda nueva o de segunda mano, o si contrato la hipoteca a interés fijo o variable.

Veamos a continuación estas cuestiones.

Alquilar o comprar

La decisión de alquilar o comprar una vivienda depende en gran medida de las circunstancias personales de cada familia.

Si no tienes trabajo estable, o si tu trabajo te obliga a cambiar de ciudad cada pocos años, parece más razonable optar por alquilar.

Si por el contrario tienes trabajo estable, un proyecto de futuro en esa ciudad, y cuentas con ahorros, probablemente la compra sea la mejor opción por los siguientes motivos:

  • Sirve como medida de ahorro para el futuro.
  • Una vez pagada la vivienda, se deja de tener un gasto fijo mensual.
  • Te aporta seguridad de cara a la jubilación. Tener pagado tu hogar, y no tener que destinar una parte importante de la pensión al pago del alquiler, supone un desahogo importante.
  • Con los bajos tipos de interés actuales, la cuota del préstamo hipotecario puede resultar más barata que el importe del alquiler mensual.
  • Permite adaptarla a tus necesidades, reformarla y decorarla a tu gusto. En definitiva, te permite tener tú hogar, en lugar de una vivienda donde vives.

Vivienda nueva o de segunda mano

La compra de una vivienda de obra nueva respecto a una de segunda mano tiene importantes ventajas, entre las que podemos citar las siguientes:

  • El ahorro en las facturas debido a la mayor eficiencia energética de los edificios actuales. Si comparamos una vivienda de hace 10 años, con una vivienda tipo A de la actualidad, la demanda de calefacción es un 95% menor.
  • Con el servicio de personalización de LUJAMA, tendrás un hogar a tu medida y, tras la compra, no precisarás contratar a un técnico, pedir licencia de obras, solicitar presupuestos, realizar comparativas, discutir precios, y comenzar farragosas, lentas y caras obras de reforma.
  • No hay riesgo de que la Comunidad de Propietarios gire derramas extraordinarias imprevistas, lo cual es frecuente en edificios antiguos.
Ahora bien, puede ser que en la zona concreta en la que queremos vivir no haya promociones de obra nueva, viéndonos abocados necesariamente a la compra de una vivienda de segunda mano. En tal caso, resulta aconsejable lo siguiente:

Asegúrate que la vivienda está al corriente en los pagos

impuestos y gastos de comunidad, del importe mensual de éstos, y que no haya previstas derramas extraordinarias.

Contrata un técnico para que te mida la vivienda

sobre la reforma a realizar, y te oriente sobre el precio de dicha reforma. Muchas veces las reformas son bastante más caras de lo que tienes previsto
U

Comprueba minuciosamente el estado de la vivienda

del edificio y de sus instalaciones comunes.

Hipoteca a interés fijo o variable

Hasta hace poco tiempo, en España, más del 95% de las hipotecas se contrataban con un tipo de interés variable, pero dicha tendencia ha ido cambiando en los últimos años.

Ambas opciones tienen ventajas e inconvenientes. Hace unos años las hipotecas fijas eran muy caras y no resultaban atractivas, pero sus condiciones han mejorado sustancialmente y en estos momentos su precio no es tan diferente respecto de las hipotecas con interés variable, siendo la elección de una u otra más compleja. Se trata de una elección muy personal, pues no hay un modelo de financiación mejor o peor, sino que depende del nivel de riesgo que se quiera asumir, y de las circunstancias del momento.

La principal ventaja de la hipoteca con tipo de interés fijo es la certidumbre, pues te aporta estabilidad y seguridad al saber exactamente lo que vas a pagar cada mes desde el primer hasta el último día de vigencia del préstamo, sin que tu cuota mensual se vea alterada por los vaivenes de la economía. Te evita por tanto sobresaltos, pero por el contrario este tipo de hipotecas tienen un tipo de interés más alto en el momento presente, y se suelen conceder por un plazo que habitualmente no supera los 20 años.

Por el contrario, las hipotecas con tipo de interés variable se conceden por plazos que llegan a 30 años, tienen de partida un tipo de interés más bajo, pero están sometidas a la incertidumbre de la evolución del Euribor, pudiendo subir inesperadamente y aumentar la cuota mensual a pagar de forma significativa.

2. LOCALIZACIÓN

CENTRO O PERIFERIA

No a todo el mundo le gusta vivir en el centro. Habitualmente en el centro de las ciudades dispones de más dotaciones y servicios, pero también sueles tener un mayor tráfico, un mayor bullicio, y una menor tranquilidad.

Si optas por la periferia, es conveniente que valores el nivel de dotaciones de la zona y el transporte con el que cuenta. En el día a día es importante la proximidad a colegios, centros de salud, supermercados o parques, así como la frecuencia de paso de los medios de transporte público.

Entorno

Es fundamental recorrer los alrededores del edificio en el que estés interesado. Edificios cercanos entre sí, pueden tener entornos muy diferentes. No es lo mismo vivir junto a una zona de naves, que tener vistas hacia el paisaje; no es lo mismo estar rodeado de calles estrechas, que vivir junto a una plaza o calles amplias; no es lo mismo vivir junto a casas antiguas, que vivir en un entorno totalmente nuevo.

Orientación

La orientación determina la luminosidad de la vivienda y afecta también al comportamiento térmico de la misma, pudiendo ser relevante para conseguir un ahorro en los consumos. Las viviendas orientadas al Norte son más frías y oscuras, frente a las viviendas orientadas al sur que son muy luminosas. En las fachadas este incide el sol por la mañana, y al oeste por las tardes.

3. DISTRIBUCIÓN

En las viviendas antiguas, es muy frecuente la existencia de grandes pasillos y patios interiores a los que ventilaban algunos dormitorios, pero hoy en día, una buena distribución pasa por reducir al máximo la superficie de pasillos, y que todas las estancias den al exterior.

Conviene prestar especial atención a las siguientes cuestiones:

1
El tamaño de los distintos espacios
Asegurándote que cuentan con las dimensiones suficientes para colocar el mobiliario que deseas.
Zonas de día y noche
La separación entre la zona de día y la zona de noche, sin que el salón sea lugar de tránsito hacia las habitaciones.
U
La cocina y su organización
Analizando si la encimera tiene suficiente longitud, si la capacidad de almacenaje es suficiente, y si los electrodomésticos están bien ubicados
Armarios
La existencia o no de armarios empotrados.

4. CONFORT ACÚSTICO Y TÉRMICO

Es importante que te informes sobre los aislamientos de la vivienda. No tienen nada que ver los aislamientos actuales respecto a los de las viviendas antiguas. Un mayor aislamiento te va a proporcionar un mayor confort acústico y térmico.

Estar protegido frente a los ruidos del vecino, frente a los ruidos del ascensor, o frente a los ruidos de la calle, es muy importante para disfrutar de la tranquilidad de tu nuevo hogar.

Asimismo, un buen aislamiento en la fachada, unas buenas ventanas, y unos buenos vidrios, ayudan a aumentar el confort térmico y a ahorrar en el consumo de calefacción.

5. EFICIENCIA ENERGÉTICA

Hoy en día, tanto si compras una vivienda nueva como de segunda mano, es preciso aportar en la escritura el certificado de eficiencia energética, que tiene una escala compuesta por 7 letras que van de la A a la G, correspondiendo la letra A a las viviendas más eficientes, y la letra G a las viviendas menos eficientes.

Debemos tener en cuenta que el ahorro en gasto anual de calefacción, aire acondicionado y agua caliente puede llegar hasta un 40% entre un edificio tipo A y otro tipo C; pero además, una mayor eficiencia implica una reducción de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, contribuyendo con ello a la conservación del medio ambiente.

6. PERSONALIZACIÓN DE LA VIVIENDA

Una de las cuestiones a la que debes prestar especial atención antes de comprar una vivienda, es saber si la promotora te va a permitir o no realizar reformas, pues son muchas las que no dan esta opción al cliente.

En LUJAMA, tenemos claro que no vendemos viviendas, sino que vendemos hogares, y ello pasa por permitir al cliente adaptar la vivienda a sus gustos y necesidades. El cliente tiene a su disposición toda la experiencia del departamento técnico de LUJAMA, que le asesorará en todo lo que precise, y analizará la viabilidad de sus propuestas de reformas.

Imprimir